28 de abril de 2011

Intercambio de libros



Las crisis a veces tienen cosas buenas, según para quién, porque evidentemente las editoriales no estarán de acuerdo conmigo, en absoluto. Pero más de un árbol lo agradecerá. Hay que ver la parte positiva que siempre la hay, y a nosotros la crisis se nos ha traducido, entre otras muchas cosas no tan positivas, en ir a la biblioteca en lugar de comprar libros. La verdad es que se ahorra uno un dinero importante que ahorraríamos de todas formas pero nos quedaríamos sin leer.

Concentrémosnos. El caso es que organizando las cosas de la mudanza nos encontramos con cajas de libros que decidimos donar a la biblioteca porque los metros cuadrados ya no dan más de sí. Y organizando las cajas a mi marido se le ocurrió la idea de poner los libros a disposición de nuestros visitantes y sus familias promoviendo el intercambio de libros. Así todos leemos libros nuevos y no gastamos un céntimo, legalmente, eso sí.

¿Os animáis? Si entráis en la página "Intercambio de libros" veréis una lista de los que iremos añadiendo para que veáis si alguno despierta vuestro interés. Nos traéis alguno de vuestra casa que no esté en la lista y ya está. Da igual que el tamaño sea o no similar o el estado de conservación siempre, claro está, que se pueda leer.

Los libros estarán en la estantería de la habitación. Los que hay en el salón son guías de consulta que os rogamos no os llevéis.

Vamos a ver si funciona la idea.