30 de abril de 2011

¿Os hemos presentado a Chula?

La mudanza sigue su curso, en cuanto la terminemos os actualizaré las fotos de la cabaña. Oh Dios, todavía no he comprobado la cobertura de la nueva casa, miedo me da. Chiqui apareció finalmente en la perrera sana y salva. Los voluntarios de la protectora de animales de por aquí hasta le dieron un baño, son un cielo, os los presentaré un día de éstos. Cuando haya comprobado la cobertura. Mi dedo está acorchado pero ya puedo escribir y los dos machos han decidido hacer las paces, bueno más bien el pequeño ha decidido hacer la pelota al grande, pero en fin, el resultado sigue siendo el mismo. La paz vuelve a reinar en casa. Ejem, ejem.


Y para celebrar la paz he decidido presentaros a quién os acompañará en vuestra estancia en el Viñeru. A distancia, eso sí. No es muy casera, le gusta acercarse, restregarse con todo lo que encuentra, pero no que la cojan, lo cual es curioso porque si consigues cazarla no para de ronronear mientras la rascas pero con las patas preparadas para salir zumbando. Como buen gato puede pasar horas tumbada pero es más habitual verla por el prado acechando algo. Le tenemos su pienso pero no se vé harta de cazar. Si llueve no la veréis, duerme en el garaje y rara vez sale con mal tiempo pero si hace sol espero que disfrutéis de su compañía.