18 de enero de 2012

Cuando llegue el invierno ...

Estos días de atrás anunciaron la llegada de un temporal hasta el miércoles, o sea hoy. Las temperaturas se iban a desplomar, la cota de nieve bajaba a los 400 ó 600 m según los pronósticos ... Cuando anuncian nieve a esa altura siempre cae algo por Viñeru aunque estamos a 300, así que pensé: ¡Por fin llega el invierno! Reconozco que no soy muy amante de la lluvia, sobre todo cuando no para durante varios días y todo hace chof, chof. Pero qué le vamos a hacer, es lo que toca si queremos ver verde.

Efectivamente, las temperaturas se desplomaron, cayó una manta extra, la estufa estuvo funcionando a todo trapo el domingo y el lunes y ayer cuando me levanté pensé: pues no es para tanto, qué pronto se acostumbra uno. El Viñeru debió de pensar lo mismo cuando amaneció por encima de un precioso mar de niebla.



Y vosotros os preguntaréis: ¿dónde está la nieve? Ahhhh, eso quisiéramos saber todos, porque llover llovió y con el frío que hacía, si aquí llovía en la montaña tenía que estar nevando, pero nada, ni un piquito al fondo con nieve. Los Picos no se veían con la niebla, así que supongo que ellos sí la tendrán, o no, vaya usted a saber. En fin, que ya empezamos a echar de menos el invierno. Odio que las estaciones se me subleven.

Y mientras tanto, éste es el aspecto del Viñeru:

El rododendro decidió florecer un mes antes de tiempo:


Las calas han pensado que florecer iba a ser un poco difícil con esta temperatura, pero ¿para qué se iban a helar con el verde tan brillante que tenían?:


Y las fucsias han pensado que ellas no iban a ser menos, ¡hala! vamos a florecer en pleno invierno como si estuviéramos en el trópico:


Cuando llegue el invierno nos va a pillar a todos en p...