16 de abril de 2013

Seguimos por aquí

Bueno, pues ya estamos de vuelta. Y no es que nos hubiéramos ido a ningún sitio pero ha sido un invierno "raro". Y el clima parece que ha ido a la par de nuestro humor. Supongo que semanas y más semanas de agua habrán venido de maravilla para recoger setas y que los prados empiecen a devorarnos literalmente con la hierba ahora que ha llegado el calor pero definitivamente no ayudan a levantar el ánimo.

Primero se nos fué nuestro abuelete, Don, después de 16 años y muchas alegrías. Antes de soltar los lagrimones me limitaré a agradecerle los años que estuvo con nosotros.


Y mientras, el tiempo estaba de lo más asturiano.


Ni un mes después se nos fue Rul, no tan abuelete pero definitivamente 12 años bien vividos. Mi hermana solía decir que tenía ojos de personita.


Y la primavera que se negaba a llegar.

Pero como en las casas con niños no hay manera de mantener el mal humor (el tiempo atmosférico es algo completamente relativo cuando se trata de ellos: 15 de diciembre, brrrrrr),


llegó la nieve en vez de la primavera, nos tiramos en trineo, disfrutamos de ella los dos días escasos que duró,


llegó una nueva perrita que ocupa sobradamente, aunque no sustituya, el hueco que dejaron los últimos tres que se fueron y ahora disfrutamos de una, por fin, soleada primavera, una abuelita cascarrabias y una cachorrina de la protectora que la tiene aburrida con tanto salto. Saludad a Jara (los paseos la dejan muerta).

 
Y una vez la vida normalizada de nuevo, dentro de lo normalizada que puede ser una vida, esperamos asomarnos al blog mucho más habitualmente. Gracias por seguir por aquí.